Creatividad e Innovación en el CrowdFunding de Recompensa

En los CrowdDays de Valencia el pasado 10 de junio estuvimos debatiendo con Verkami sobre creatividad y Crowdfunding, y me ha parecido interesante rescatar el tema para el blog.

Os adelanto que quizás no seré del todo objetiva (puesto que soy una férrea defensora de la creatividad y la Innovación en todos los aspectos de la vida 🙂 ), pero dicho esto, creo que son ingredientes (casi) imprescindibles para el éxito de cualquier campaña de Crowdfunding de Recompensa.

Por empezar clarificando conceptos, veamos la diferencia entre crear, e innovar:

  • Crear: capacidad de inventar.
  • Innovar: cambiar algo, incorporando novedades.
Innovación y Creatividad en el Crowdfunding de Recompensa

Innovación y Creatividad en el Crowdfunding

Es decir, para crear empezamos con un papel en blanco, y para innovar nos remetimos a referencias existentes, y generas variaciones sobre ellas. En este sentido (si me permitís generalizar), la creatividad en general estaría más relacionada con proyectos del mundo de la cultura y las artes, y la innovación con proyectos de índole empresarial. Os dejo aquí un ejemplo de proyecto creativo y de proyecto innovador para que veáis la diferencia (les iré haciendo referencia a lo largo del post). Sigue leyendo

#Giving Tuesday, un día para dar

Es cuanto menos curioso lo que nos orgullece nuestra cultura, y  en cambio, la rapidez con la que vamos adoptando todas las costumbres americanas relacionadas con el consumo.

Sin ir más lejos, en la última semana, hemos podido ver cómo Black Friday, Ciber Monday, y Giving Tuesday, invadían los tele noticias, los comercios, y se establecían como Trending Topic en Twitter.

Giving Tuesday

Giving Tuesday, el día que el mundo se une para dar

Sigue leyendo

¿A quién va dirigido el Crowdfunding Solidario?

Os voy a contar una pequeña anécdota que cambió la vida de Claudia:

Un buen día, Claudia recibió un e-mail de su amiga Raquel, invitándole a hacer una donación a través de su campaña en Mi Grano de Arena. Raquel se retaba a correr una cursa popular si conseguía recaudar 400eur para una ONG a la que siempre había sido muy fiel, apoyando así con su esfuerzo esta buena causa.

Claudia, embriagada de curiosidad, la llamó y le preguntó cómo es que ahora le había dado por correr. Llena de entusiasmo, Raquel le explicó que había descubierto el Crowdfunding Solidario, una sencilla mecánica que mediante la recaudación peer-to-peer (entre iguales), le permitía ayudar a las ONGs con su captación de fondos.

De esta forma, conseguía multiplicar de forma exponencial su donación individual, además de dar a conocer la actividad de la ONG entre la gente de su entorno.

A Claudia le encantó la idea, y enseguida hizo su aportación al proyecto de Raquel y lo compartió a su vez con sus amigos.

Crowdfunding Solidario

Crowdfunding Solidario

Pero no sólo eso. Dio además un paso más y empezó a crear sus propias campañas.

Y descubrió que liderar este tipo de acciones le brindaba la oportunidad de autotrealizarse, y llenar su día a día de una ilusión y energía que desde hacía muchos años, no tenía.

Sigue leyendo

“Happy 2015″y “HappyWeek”

¡Feliz año a tod@s!

Después de unas semanas de descanso y desconexión, vuelvo cargada de propósitos y más enamorada si cabe del Crowdfunding y su capacidad para lanzar iniciativas y poner en marcha proyectos e ideas.

Y para contagiaros esta pasión, voy a dedicar este primer post a analizar una maravillosa campaña que podéis encontrar en Verkami.

Juego de parejas HappyWeek

Campaña Crowdfunding Verkami HappyWeek

Sigue leyendo

Storytelling

Cita

Actualizado el 15/04/2016

“You may tell a tale that takes up residence in someone’s soul, becomes their blood and self and purpose. That tale will move them and drive them and who knows what they might do because of it, because of your words. That is your role, your gift.”

Erin Morgenstern, The Night Circus Sigue leyendo

El Poder de las Historias

(…) Resultó que un día llegó un div a Maidan Sabz. Se acercaba a la aldea desde las montañas y la tierra se estremecía con cada una de sus pisadas (…).

Las familias rezaban, suplicando que el div no se detuviera en su puerta, porque sabían que, si lo hacía, daría unos golpecitos en el techo y tendrían que entregarle un niño (…). Nadie volvería a ver nunca a aquel pobre crío. Y si una familia se negaba, el div se llevaba entonces a todos sus hijos (…).

Con el corazón destrozado, cogió en brazos a su hijo más pequeño, y Qais, que tenía una confianza ciega en su padre, le echó los brazos al cuello, feliz. Entonces, cuando su padre lo dejó en el suelo fuera de la casa y cerró la puerta, el niño comprendió que algo no iba bien. Baba Ayub, con los ojos cerrados y las lágrimas derramándose, permaneció de espaldas contra la puerta mientras su querido Qais la aporreaba con sus pequeños puños, llorando y pidiéndole que lo dejara entrar (…).

Sigue leyendo

Esperando a/un papá

Aunque han pasado muchos años desde que iba al colegio, recuerdo como si fuera ayer el anhelo con el que cada tarde esperaba oir el sonido del ascensor y de la llave en la cerradura, pruebas irrefutables de la inminente llegada de mi padre. Corría entonces hacia la puerta, y sin dejarle apenas entrar (víctima de la típica ansiedad infantil), le abrazaba mientras le explicaba atropelladamente irrelevantes anécdotas de mi rutinario día (que inocente de mí, en ese momento consideraba de importancia insuperable).

Incontables recuerdos como éste inundan mi infancia, y hacen que en mi recuerdo repose el delicioso gusto de haber gozado de una infancia feliz. Sigue leyendo

No es tan raro tener una Enfermedad Rara

“Mi nombre es Paula. Nací el 3 de diciembre… aquel fue uno de los días más felices en la vida de mis padres. Cuando tenía 8 meses, empecé a no responder a su llamada, a no querer jugar, a no poder gatear, a dejar de balbucear…”

Así empezaba la historia a través de la que conocí la existencia de FEDER, Federación Española  De Enfermedades Raras. Sigue leyendo

Y se me rompió el corazón

El otro día estaba volviendo a casa, y al pasar por delante de un bazar chino, me animé a entrar (en busca de cualquiera de esas cosas imposibles de encontrar sino fuera por la existencia de estos bazares que aglutinan todas).Al adentrarme para empezar la búsqueda, me encontré en un estrecho y oscuro pasillo, recargado hasta el techo de infinidad de objetos colocados cual Torre de Babel.

Al verme incapaz de localizar lo que buscaba, surgió de la sombra cual bendición, un niño de unos 8 o 9 años ofreciéndome ayuda. Sin mucho idioma. Aunque el suficiente para entender qué buscaba, y localizarlo en un tiempo récord. Era un martes. Hacía un día fabuloso. Eran las 12 del medio día. Y con el objeto ya en la mano dispuesta para pagar, se me rompió el corazón.

Sigue leyendo